Pintado en Vietnam

 

 En uno de los viajes que me tocó hacer a Vietnam, pasé muchas horas en el hermoso Dam Vac Hotel, en Vinh Yen. Aproveché todo este tiempo para pintar y disfrutar trabajando en mis obras.

Un día, al salir de paseo recogí una mariposa de colores que estaba agonizando. Me la llevé conmigo al hotel para que me inspirara con algún nuevo dibujo. Pero no me podía poner manos a la obra inmediatamente, por lo que la guardé en un vasito, pues tardaría unos días en ponerme con el trabajo. Así que la veía lentamente dejar día a día de moverse.

 Finalmente, cuando decidí copiarla, se movió un poco, pero continué tomando el apunte. Era extraño pues, mientras la dibujaba, la veía moverse cada vez más nerviosa, no sé si sería por la luz o al verme que yo me movía. Se seguía moviendo y yo ya no podía terminar el dibujo, pues empezó a entrarme angustia por su encarcelamiento, aunque seguía convencida que estaba casi muerta.

 Cuál sería mi sorpresa cuando, al abrir el vasito donde la tenía, echó a volar con mucha fuerza, salió por la ventana y la vi alejarse. Fue muy hermoso, y este dibujo es el resultado.

Al final no lo traje conmigo de vuelta a La Coruña, se lo regalé a una amiga vietnamita que su nombre, Hoan, quiere decir flor. Espero lo disfrute lo mismo que hice yo mientras la pintaba.